Nota categorizada en | Salud, Vida Sana

Controlar el pulso es fundamental

Posteado el 22 April 2010


El pulso es el número de latidos cardiacos por minuto. Esta pulsación es provocada por la onda expansiva en las arterias como consecuencia  de la sangre bombeada por el corazón. Por lo tanto, las pulsaciones son palpables y a veces hasta visibles, permitiendo la cuantificación del ritmo y la frecuencia cardiaca.  El primero determina la regularidad del pulso y la frecuencia el número de latidos del corazón en un minuto. Es por esto que el pulso es fundamental para conocer y controlar el grado de  intensidad con que se está realizando un esfuerzo físico y permite conocer el estado atlético y la salud de la persona. Si bien son varios las zonas donde puede tomarse el pulso, como por ejemplo, la sien, el cuello o la parte interna del codo; el sitio más recomendado es en la muñeca (radial)- Para  tomar el pulso, se recomienda palpar la arteria con los dedos medio y anular, sin ejercer demasiada presión. Una vez localizado, contar los latidos durante 15 ó 30 segundos y multiplicarlos por cuatro o por dos, según corresponda. El pulso o frecuencia cardiaca en un adulto normal, oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Si está por debajo de las 60 pulsaciones la persona tiene bradicardia y si sus latidos son acelerados superando los 100, posee taquicardia. Además si su pulso es irregular, tiene arritmia. Si esos síntomas continúan, se aconseja acudir al médico para prevenir alguna enfermedad.

Leave a Reply